lunes, 11 de julio de 2011

KAI AJNUN- El arte milenario de los quillangos pintados

Kai Ajnun - El milenario arte tehuelche de los quillangos pintados

Mario Echeverría Baleta

Presentación
Introducción
Datos: Cuereado y estaqueado
Datos: Sobado y armado
Datos: El arte del dibujo
Datos: Leyendas, mitos y fiestas
Datos: Colores
Campos: Primera parte
Campos: Segunda parte
Campos: Tercera parte
Campos: Cuarta parte
Campos: Quinta parte
Guardas: Primera parte
Guardas: Segunda parte
Guardas: Tercera parte
Vocabulario
Textos Consultados
Obras y publicaciones del Autor

Presentación

Es para mí un verdadero honor tener el privilegio de presentar una obra como ésta, a la cual, sin ninguna duda podemos calificar, como el dibujo de su portada, Chértejen (¡De Lujo!).

El milenario arte tehuelche de los quillangos pintados, es el fruto de treinta años de pacientes y minuciosas recopilaciones testimoniales y documentales que, sólo un conocedor, metódico y organizado, como Mario Echeverría Baleta, podía realizar.

Nativo de estas tierras, las ha recorrido incansablemente, palmo a palmo, hasta lugares insospechados, descubriendo valiosísimos testimonios de un patrimonio cultural al cual nunca se le presta la debida atención, y que necesariamente debe ser protegido, ante la depredación incontrolada que carcome nuestras raíces. Por eso este trabajo representa un excelente aporte, que nos introduce en el conocimiento y valoración de una cultura autóctona, mucho más profunda que lo supuesto habitualmente. Estos hermanos tehuelches, que nos precedieron en el "arte de sobrevivir al riguroso clima austral", nos demuestran a través de sus bellísimos Kai Ajnun, en sus variadas y coloridas combinaciones visuales y mentales), cómo estilizan, con sorprendente sutileza, los animales, insectos, manantiales, lagos, lagunas, el cielo, las estrellas, comidas, barro, jerarquías, olas... y hasta los ¡granos de arena!

¡Cuánto nos falta aprender todavía de aquellos "salvajes incivilizados"!

¡Cómo va a cambiar nuestro destino, cuando asimilemos esa savia que nos están queriendo transmitir con testimonios como estos quillangos pintados! No podemos perder ni un poco de esa rica cultura tehuelche, que es parte fundamental de nuestra identidad cultural.

Agradezco, en nombre de todos los que nos interesamos en preservar nuestro pasado, para integrar este presente orientado hacia un futuro coherente con nuestra identidad, el ejemplo que nos da el autor, con su esmero y dedicación total para lograrlo con frutos concretos, como este admirable trabajo.

Arq. J. C. Ramírez Ecignard
Delegado de la Comisión Nacional
de Museos, Monumentos y Lugares Históricos
de la República Argentina

Introducción

De acuerdo con los datos obtenidos en la estratigrafía de Kau Aike, lugar conocido por nosotros como "Estancia Los Toldos" en el Departamento Deseado, se detectó la presencia más antigua del hombre en la República Argentina, con una datación de doce mil seiscientos (12.600) años. La excavación se realizó en la boca de la cueva producida naturalmente por erosión de la caliza bajo el manto de basalto que cubre gran parte de la región. El sitio está sembrado de pinturas rupestres, destacándose gran cantidad de manos y un pie izquierdo, además, una variedad de dibujos de distintos tipos y formas. Lamentablemente la "gente civilizada" ha destruido esta maravillosa obra de arte, testimonio fantástico de la memoria de una civilización milenaria.

En el Río Pinturas, el Profesor Gradín, que durante años realizara trabajos arqueológicos en la Cueva de las Manos Pintadas, ha llegado a datar pinturas de unos 11.000 años.

Las pinturas rupestres de Santa Cruz, no sólo son las más viejas del país, sino las más numerosas y en muchas de ellas aparecen dibujos de los clanes familiares que han llegado a nuestros días en los Kai Ajnun.

En este trabajo menciono algunos de los sitios solamente, lamento no mencionar la ubicación de otros que se encuentran intactos para que no ocurra lo que todos sabemos: la visita al lugar de ignorantes depredadores y saqueadores. También el saqueo científico y comercial se acrecienta peligrosamente en Santa Cruz al no tener vigencia la Ley 1.024.

La cantidad de dibujos pertenecientes a los Kai Ajnun es increíble y más asombroso aún, es la variedad de formas y representación de los elementos. Los que contiene esta recopilación, es sólo una pequeña muestra.

Sabemos que el guanaco (Lama guanicoe) es un camélido de larga data en la Patagonia y que fue el principal medio de sustento de los primitivos habitantes del Cono Sur de América. Lo vemos representado en las pinturas rupestres y en los petroglifos de Santa Cruz. También de distintas maneras en los dibujos de los Kai Ajnun, aunque el ojo curioso y el arte intrépido de los tehuelches no ha pasado por alto la presencia de otros animales, insectos, plantas, geografía, cuerpos celestes, etc.

Los tehuelches usaban el Kai Ajnun con el pelo hacia adentro por ser de esta manera más abrigado, además, para evitar que se le adhieran abrojos, espinas y otras menudencias. Del lado de la piel lo impermeabilizaban, evitando así la penetración del agua y la acumulación de la nieve.

No sabemos cómo se inició la pintura, pero es de suponer que las primeras marcas o dibujos no hayan ocupado toda la manta y que se habrían hecho para identificar por alguna situación especial a alguna persona.


Reproducción de un dibujo de Hutchinson (1868) tomado de "Argentina indígena y Prehistoria latinoamericana", de Dick Ibarra Grasso, "TEA", 1971.

Alguien, algún día podrá llegar a desentrañar el misterio que encierran las pintura y se develarán arcanos que hasta ahora parecen insondables.

El uso de la manta de pieles, conocida como quillango, capa o manta, al parecer dataría de las épocas más primitivas del hombre en Santa Cruz, dado que los dibujos de los Kai Ajnun aparecen desde las más antiguas pinturas rupestres hasta la actualidad.

Deseo que este pequeño trabajo acerca de los Kai Ajnun sea un eslabón más en el conocimiento de esa cultura de quienes nos precedieron en este lugar geográfico y que nunca, lamentablemente, llegaremos a conocer en su profunda dimensión.

Nota: Posteriores estudios han determinado que la presencia del hombre en el actual territorio de Santa Cruz es de 13.000 años.

Datos

Ariskáiken
Época de los guanaquitos nuevos. Primavera

Comienza con la caza del primer guanaquito de la temporada y curiosamente, es coincidente con la fecha en que lo celebramos nosotros, día más, día menos. Don Manuel Llarás Samitier, ha hecho una hermosa descripción de ariskáiken.

Cuando un hombre ha cazado el primer chulenguito de la temporada, se apresura a traerlo a los kau, donde es recibido con muestras de alegría y de inmediato se inician los preparativos para la fiesta en la que se canta y se baila acompañados con los instrumentos típicos para tal circunstancia, el Rambo y el Aple.

La cacería, generalmente dura unos quince días, tomándose los animales que se necesitan solamente. Tal es el concepto de los tehuelches. "La tierra es de todos y de ella debemos tomar sólo lo que necesitamos para vivir". Lástima que la ambición desmedida de otras razas está destruyendo el paraíso en todo el mundo.

Cuereado y estaqueado

El cuero para hacer un kai, requiere algunas precauciones, tales como el cuereado, la edad del chulengo, su ubicación geográfica, el estaqueado, etc.

El chulengo, en este caso no deberá exceder de diez días, después comienza a ser "barbucho" (guanaquito de más de 10 días de vida), ya que le ha crecido la lana y el pelo. El cazador identifica a la distancia el sexo del animal puesto que los machos son más rojizos que las hembras.

No es conveniente cazar con armas de fuego, el cuero se estropea y se mancha. Por lo general la caza del chulengo se hace a talero (cabo del rebenque) y bola (piedra redonda con surco, atada con un tiento, usada para golpear, sin largarla, también llamada "bola pampa" o "tragüil").

El chulengueador dispone de buenos caballos con los que persigue a la presa, poniéndose a la par para descargar el golpe certero sobre la cabeza. En una corrida puede voltear varios, luego los cuerea y en el caballo carguero los lleva al campamento para estaquearlos.

Sobado de los cueros

La tarea del sobado de los cueros pone a prueba la paciencia de la artesana, ya que le insume muchas horas durante muchos días. He visto que la penitencia para los niños, consistía en mandarlos a sobar un cuero. Esta tarea se inicia arrollando el cuero con el pelo hacia adentro para golpearlo con una maceta de madera hasta dejarlo ligeramente ablandado, después se trabaja sobre la rodilla de esta manera: siempre doblado con el pelo hacia adentro se sostiene con una mano, mientras con la otra se efectúa un movimiento haciendo rolar el pliegue como si se refregara ropa para lavarla.

El cuero crudo tiene un color entre marrón claro y ocre, el que al irse sobando va tomando un tono mucho más claro, casi crema, además de ablandarse hasta quedar como badana.

También se raspan para quitarles adherencias y la grasa que pudiera tener. Este raspado ayuda al sobado y se efectúa con raspadores de distintos tamaños construidos con sílex encabados con madera de raíz de calafate (Lámina 1). Este tipo de raspadores son muy comunes en Santa Cruz y se lo encuentra en todos los picaderos donde han vivido tehuelches.

También se suelen hallar algunos de vidrio de botella, que han obtenido por canje.

Como complemento, puedo acotar que la tarea de un buen sobado se hace utilizando ceniza o piedra alumbre.

Cómo se arma el Kai (Lámina 2)

Una vez sobados los cueros elegidos se recortan los sobrantes, que son parte de las extremidades, la colita, la cabeza y unas tiras de los costados, ya que el cuero de la panza es demasiado fino, poco resistente y el pelo es muy corto Este cuero, ya recortado, se utiliza como plantilla para recortar todos los demás asegurándose un perfecto encastre.

En un grupo familiar o de vecinas "caperas", se suele distribuir el trabajo entre varias mujeres y cada una coserá su parte, luego se reúnen y comienza el armado hasta concluirlo.

Las costuras antiguas se hacían utilizando en vez de aguja, una lezna o punzón de hueso muy aguzado, llamado Jol y pasando el filamento de tendón (Kaash) por el agujero como hacen los zapateros, aunque no es el mismo tipo de costura.

Al munirse de agujas de acero, la tarea se facilitó mucho. El orgullo de una capera consistía, una vez terminado el trabajo,
colgarlo extendido frente al sol y llamar a mirarlo haciendo notar que a través de su costura no se filtraba ni un rayo de
luz.

Cada capera tiene su estilo y las prendas que confeccionan llevan su marca. Este detalle lo descubrí por casualidad al observar algo que me pareció una falla y una paisana me dijo "Es la marca de la capera, todas tienen la suya, en los tejidos
también". Posteriormente comencé a mirar con detenimiento todos los trabajos y, efectivamente, estaban marcados. Esto de la marca no se refleja solamente en este tipo de artesanías, aprendí a reconocerlo en las puntas de flechas, en las boleadoras, en los enseres, etc.

Cabezas y patas (Lámina 3)

Los recortes que quedan de cada cuero, también se utilizan para hacer capas. Las hay de patitas, de frentes, de orillas, etc.

He fotografiado en Puerto San Julián, años atrás, una capa de frentes de guanaquito, para la que se utilizaron dos mil piezas
prolijamente cosidas con tendones. En este caso no estaba pintado por tratarse de una pieza relativamente nueva y el arte de los Kai Ajnun ha perdurado hasta hace unos ochenta años.

Para que se tenga una idea más clara de la forma de colocar las patitas, véase la lámina 3.

Es notoria la simetría que forman las costuras, también del lado del pelo.

Otras pieles

He dado la descripción del cuero del chulengo por ser el más común, pero creo necesario dejar en claro que también se utilizan pieles de gatos, zorrinos, zorros, tucu-tucu, mara, ñandú, etc., y en casi todos los casos la forma del sobado, del recorte y del pintado, responden a las mismas técnicas.

En el caso de la piel del zorrino (Olje) se hacen coincidir las líneas blancas del lomo formando figuras geométricas.

He visto capas de cueros de zorros con las colas a manera de flecos, para colocar sobre la cama, también de otros animales, entre los que cabe destacar nuevamente al zorrino.

Las que se hacen con la piel del ñandú o avestruz como se lo llama vulgarmente, tienen la particularidad de estar confeccionadas con el cuero de la panza donde están las plumas blancas. Este tipo de capa no es muy común tal vez porque la piel es más delgada que la de los mamíferos, y se rompe fácilmente. También se hacen capas formando ataditos de cinco plumas que luego se fijan a una tela o sobre el revés de un quillango, quedando éste reversible. Las ataduras y costuras pueden hacerse utilizando tendones de la pata del ñandú.


Sacar el cuero es una tarea simple, pero requiere cierta práctica y conocimientos. Se inicia el corte por la parte interna de las patas casi donde comienzan las pezuñas y se abre en un corte recto hasta el ano. La piel tiene algunos puntos de resistencia donde se adhieren los músculos, pero, cortados estos, el resto de despega fácilmente. Se repite la operación con la otra pata descubriendo los muslos hasta las verijas. Las patas delanteras también se comienzan a cortar desde la parte interna, culminando el corte en el pecho. Al igual que las patas traseras, tras cortar las adherencias, el resto se despega fácilmente.

Con una mano se sostiene la piel, mientras con la otra se va despegando, -avanzando sobre las paletas hasta los ijares por donde se llega a la verija, ya descuerada. Se repite la operación con la otra pata delantera y cuando se ha logrado despegar el cuero de la panza, se hace un corte longitudinal desde el ano, pasando por el pecho y culminando en el labio inferior.

Siempre presionando con la mano se despega casi todo el cuero y con el cuchillo se descuera parte de la colita, algunas adherencias en las verijas, cerca de los garrones, en el pecho, las orejas y parte de la cabeza.

Si se desea aprovechar la carne, es necesario desangrar el animal degollándolo. La carne del chulenguito es tierna y exquisita, además de ser nutritiva.

Recuerdo que un viejo amigo le llevó veinticuatro cueros de chulengo a la abuela Yebes (que murió centenaria) para que le hiciera un quillango (capa, le llaman ellos) y ella, tras mirarlos los rechazó diciendo: "No sirven, estaqueados por hombre blanco; para cuero de capa hay que usar cuarenta y dos estacas".

En efecto, se alisa el suelo, luego se tiende la piel con la lana hacia abajo y se clava la primera estaca en la nariz, la segunda
en la cola estirando suavemente, luego las patas traseras, después las delanteras, dos de cada lado, otra en las puntas del
pecho y así sucesivamente hasta dejarlo perfectamente estirado de manera que el secado sea parejo y que el cuero quede
perfectamente estirado para que en el futuro no se deforme ni se rompa.

A los tres o cuatro días se quitan las estacas y se doblan para guardarlos hasta que lleguen a las laboriosas manos de la "capera". Este doblez se hace con el pelo hacia adentro y en forma longitudinal desde el hombro hasta el muslo, de manera que queden manos y patas hacia adentro, sobre el lomo, también el cogote y por último se atan con l

El arte del dibujo

Desde las épocas más remotas, el tehuelche nos ha dejado marcado su paso por Santa Cruz, mediante el grabado y la pintura, arte que se ha prolongado hasta el presente por medio de los quillangos pintados que, suponemos, deben tener su origen hace muchos milenios ya que algunos dibujos y guardas, son reconocidos por los tehuelches actuales por su nombre, tal es el caso de Karrukeuek, Chértejen, Nauke, Shotel, Chirulajen, Koorto, Tanke y muchos otros aparecidos en pinturas rupestres de cuatro o cinco mil años de antigüedad.

Estaba tan arraigado este arte entre los tehuelches que ejercían sobre la pintura un dominio increíble, habiendo llegado a un grado de estilización admirable. El acto de observación llega a límites asombrosos, cuando comenzamos a darnos cuenta de las posiciones de las figuras como en el caso de Karrukeuek.

Largo sería hacer un análisis de la simbología de las pinturas rupestres de Santa Cruz, donde se encuentran mapas, actividades humanas, cuerpos celestes, figuras mitológicas, animales vistos desde distintas posiciones, etc. y muchos de
ellos utilizados como símbolos de los clanes familiares.

En Ediciones Culturales Argentinas (Buenos Aires.1981), doña Delia Millán de Palavecino, entre otras cosas, hace mención a testimonios de quillangos pintados con datos precisos sobre la forma de coserlos y de pintarlos. Además acota: "También cosen las pieles que les servirán de cobertores para los toldos, trabajo por cierto muy rudo y rascan y preparan los cueros de caballo para adornar los dormitorios pintándolos con diversos dibujos".

Vemos aquí una faceta más en el arte de las pinturas en las paredes que separan los dormitorios de los toldos.

Toma (Lámina 6)

Esta parte del Kai Ajnun, a la que llamo "toma" para identificarlo de alguna manera, es la solapa utilizada para tomarlo y sostenerlo. En la Lámina 2 puede apreciarse que se trata del cogote del guanaquito (Chetjen) al que conocemos como "chulengo".

El cuero del cogote es más grueso y por lógica más firme para asirlo y maniobrar. No en vano lo han ubicado en ese lugar.

El Kai Ajnun se sostiene por la toma y se sujeta con un alfiler artesanal llamado "Azerre". En los picaderos (lugar donde se fabricaban herramientas líticas, coincidente con el sitio habitacional) se suelen hallar estos prendedores a los que generalmente se los clasifica erróneamente como "punzones". Para distinguirlos, bastará observar la curvatura impresa a los "azerres" (Lámina 3, figura 2).

También se fabricaban botones de piedra o de hueso que eran sujetos al cuero mediante tendones de guanaco o de avestruz.

Estos botones tenían generalmente una cintura para que no escape el cordón. No he hallado botones o azerres de madera, aunque me han asegurado que se usaban y que eran más numerosos que los otros.

Algunos cronistas han observado que los tehuelches prendían sus mantas con espinas de molle y que la sostenían a la cintura con un tiento o con una faja tejida al telar (Guaten).

Los colonizadores canjearon metales, los que fueron aprovechados por los tehuelches para fabricar diversas cosas, entre ellas prendedores para sujetar las capas (Lámina 3, figura 3).

Los tendones usados para realizar las costuras y todo tipo de ataduras, podían sacarse del lomo del guanaco, los que medían unos treinta centímetros, o los de la pata del avestruz algo más cortos, alrededor de 20 centímetros.

Estos tendones, tras sacarlos, se libran de adherencias y se dejan secar, quedando listos para usarlos, separando los filamentos.

En el campo actualmente se los llama "Vena" y los tehuelches siguen llamándolo con el nombre nativo de "Kaash".

Las costuras realizadas con Kaash duran indefinidamente soportando todo tipo de maltrato.

Los tendones que servirán para coserlo.


Leyendas, mitos y fiestas

En la mitología tehuelche podemos captar algunos datos de la presencia del Kai Ajnun en los hechos y personajes que participan en la odisea de Elal, cuando éste se encuentra con amigo Uekne, según me lo narrara Marguazo y lo confirmara
doña Ramona Lista. "...Estaba ataviado con Kai Ajnun...".

En la leyenda de Kospi se hace mención a las tareas que desempeña una joven Chonke: "...tejer, pintar quillangos...".

Marguazo, viejo tehuelche, de quien hice mención en "Jouien Tsoneka", "El folklore de Santa Cruz", "Raíz folklórica de la Patagonia" y en "Toponimia indígena de Santa Cruz", narraba de esta forma una fiesta: "Se prepara una armazón de ramas en forma de corral, dejando una parte abierta hacia el sur. Sobre esa armazón se cuelgan Eegüe y Kai Ajnun, de los mejores.

Cuando el cacique ordena la iniciación de la fiesta, se hace girar el armazón hasta dejar la abertura en sentido contrario para que no entren los malos espíritus a arruinar la fiesta...".

Don Manuel Llarás Samitier describe un casamiento tehuelche donde menciona la presencia de un quillango pintado de blanco, como símbolo de esa unión.

Durante la celebración de la fiesta de la "Casa Bonita" (Atpech) la niña que entra en la pubertad es homenajeada con tres días de festejos, de los que ella no participa, ya que deberá permanecer dentro de un toldo especial, cuya entrada está cerrada por un Kai Ajnun.

Medidas de un Kai Ajnun (Lámina 4, figura 1)

Las medidas promedio de los quillangos, están dadas por la cantidad de cuentos utilizados y a la vez por el tamaño de éstos. Una capa de dieciocho cueros puede medir 1,80 x 2 metros y las de 24 cueros ± 2,40 x 2,20 metros.

El ancho de las guardas oscila de dos a cuatro centímetros, aparte de la orilla une suele medir un promedio de 3 centímetros.

Las líneas divisorias de los campos miden entre tres y cinco centímetros de ancho. Estas líneas dividen al Kai Ajnun en dos o tres campos de arriba a abajo, es decir, de la cabeza a los pies. Debe tenerse en cuenta que el Kai es un rectángulo acostado y que puede tener en sus campos el mismo o distintos dibujos. Las líneas divisorias de los campos no tienen el mismo motivo de las guardas, son más simples, por lo general líneas delgadas conteniendo una ancha con Terkeko.

La cuadrícula típica que encierra los dibujos dentro del campo del Kai Ajnun, tiene una medida promedio entre ejes de nueve centímetros (Lámina 6).

En los casos de no haber cuadrícula, los dibujos suelen ser más grandes, alcanzando de nueve hasta doce centímetros.

Trazado previo al pintado (Lámina 7)

Una vez cosida la capa se extiende en el suelo y se efectúa el trazado de las líneas que contendrán las guardas y las orillas ocupando un ancho de unos seis centímetros y a partir de allí se concreta el trazado de la cuadrícula color ocre o amarillo cubriendo todo el campo. Las líneas estarán separadas entre sí por cuatro dedos y se guían por un hilo a manera de regla. El lápiz utilizado para esta artesanía se llama Maknue y se aplica en forma definitiva sin previo "borrador". Una vez terminado el cuadriculado, se marca un pequeño punto con carbón en el centro de los cuadritos elegidos para aplicar el dibujo y también servirá de guía para la disposición geométrica de los colores.

En algunos casos, en vez de cuadriculado, se pinta totalmente, siempre en ocre o amarillo toda la capa, aplicándose dibujos que generalmente no conservan la simetría clásica.

Pintado

Para completar el trabajo de pintado, se dibujan las guardas laterales y la de abajo con la misma figura ya que la última será la de arriba que es la más importante y distinta a las otras, junto a las insignias que encierran otro significado distinto.

Por último se unta toda la superficie del kai Ajnun con una pasta compuesta por hígado molido mezclado con grasa.

Esta crema fija definitivamente la pintura e impermeabiliza al Kai Ajnun, dándole mayor realce a los tonos de la pintura.

En caso de tener que pintar totalmente la capa, es necesario preparar la pintura chirle, para lo que se utiliza la grasa de piche por ser más líquida y aceitosa que la de otros animales, agregándose el polvo de tobáceas de color y se aplica impregnando un hisopo, generalmente de la cola del guanaco, a manera de muñequilla.


Colores

Las dos épocas de los colores están perfectamente definidas: antes y después de la llegada de los españoles. Los colores prehispánicos son los de las tobáceas de colores que encierran toda la gama del rojo, del amarillo, del marrón y en menor grado el verde, azulino y violeta. El blanco es abundante, proveniente de las calizas y el negro del carbón. A estos tonos podemos agregar los provenientes de vegetales, que lógicamente no han perdurado en las pinturas rupestres.

El ocre y el amarillo eran usados generalmente como fondo, lo que no quita que también se utilizaran en los dibujos.

La preparación de los lápices consistía en una mezcla de tobáceas de colores molida muy fina, como talco y amasada con grasa de guanaco, a la que se daba la forma de una tiza actual. El nombre de este lápiz es Maknue.

Las tobáceas de colores a las que llamamos vulgarmente "tierra de color", una vez molida, para almacenarla, se hacían bolitas de uno o dos centímetros de diámetro guardándolas en una bolsita.

Nombre de los colores

Arantek = Rosado
Eorrenk = Blanco
Geoketenk = Morado
Jeshteltenk o Jestateltenk = Verde
Kaltelk = Azulado
Kapenke = Rojo
Makotenk = Azul
Pol = Negro (también Epolenk)
Temeltenk = Gris
Uaitenk = Amarillo

Cabe aclarar que la terminación "ke" o "k", significa cara.

Recordemos que los tehuelches utilizaban la pintura en distintas ceremonias para pintarse la cara y el primer dato lo da Pigafetta, cronista de la Expedición de Magallanes, cuando dice: "...tenía la cara pintada de rojo y sobre cada pómulo un dibujo en forma de círculo, color amarillo".

La palabra Pol significa "negro" y Epolenk "para pintarse la cara".

La pintura líquida se preparaba agregando color a un caldo de caracú de guanaco y piedra alumbre, la que se encuentra en algunos lugares de la provincia de Santa Cruz. Siendo niño hallé un yacimiento de este mineral en una cueva de Punta Gualicho, cerca de las pinturas rupestres, en Lago Argentino.

Esta pintura era utilizada para pintar las manos en las rocas fumigándolas con un sistema muy simple pero inteligente.

La presencia del caballo marcó un hito muy importante en la cultura Tehuelche, a tal punto que dejan de pintar las manos en las rocas y comienzan a hacerlo sobre el lomo de un caballo blanco utilizando para ello un hisopo de lana.

Cuando comienza el canje con los expedicionarios, se munen de lápices y tintas de distintos colores y con tonos más vivos que los que les daba la tierra. También han tomado algunos motivos de dibujos distintos a los tradicionales.

He fotografiado un Kai Ajnun que en vez de los dibujos autóctonos, contiene todas las marcas de los caballos de la región.

Fue realizado por doña Ana yebes a principios del siglo XX y mantiene en muy buenas condiciones, no sólo los dibujos sino las costuras y el cuero en general.


Campos

Chértejen (Lámina 8)

Calco de un trozo de Kai Ajnun con los colores tradicionales prehispánicos, el ocre, el rojo y el blanco, que son los colores más comunes en Santa Cruz, provenientes de las tobáceas de colores y por ende, los más usados.

Este dibujo, llamado Chértejen (de lujo), pertenece a una persona importante. Posiblemente los Kai Ajnun hayan pertenecido al cacique como emblema de mando y poder, conservándose esta modalidad hasta el presente, aunque la moda de los dibujos se haya generalizado y hasta dividido en clanes.

Chértejen aparece en distintos lugares de Santa Cruz, desde las más antiguas pinturas hasta las más recientes, lo que da la pauta de continuidad milenaria de la etnia tehuelche en el cono sur de América.

Todos los dibujos del Kai Ajnun no son mayores a seis o siete centímetros, dejando un pequeño margen hasta las líneas ocres del cuadriculado dentro del cual están.

Karrukeuek (Lámina 9)

Karro = Carancho. Keuek = Forma (formas de caranchos).

Este dibujo es realmente una obra de arte por su sentido de estilización de las formas, además de la amplitud de posiciones.

Detalle de las figuras

1. Descendiendo con las alas arqueadas.
2. Parado, visto de perfil.
3. Parado en tierra, visto de arriba.
4, 5, 6. Posiciones de vuelo.
7. Parado, visto de frente.
8. Parado en tierra, comiendo algo en el suelo.

En este caso las figuras son libres, sin cuadrícula, sobre fondo ocre o amarillo. Cabe destacar que hay otras posiciones.

Estas figuras también aparecen en las pinturas rupestres de Santa Cruz.


Karrukeuek (Lámina 10)

Esta variante de Karrukeuek, también se dibuja sin el cuadriculado típico y tiene dos formas o posiciones. Generalmente el tamaño de las figuras es más grande que los anteriores.

Las líneas que forman los colores pueden variar de posición o contener otro dibujo. También es posible la diversidad del colorido pero teniendo en cuenta que casi siempre los colores no pasan de cuatro. Al igual que el caso anterior, este dibujo puede encontrarse en las pinturas rupestres de Santa Cruz.

Choiols (Láminas 11 al 14)

Choiols = Rastro de ñandú en el cielo.

Una leyenda tehuelche dice que un ñandú escapando del cazador se subió por el arco iris y dejó ese gran rastro en el cielo al que ellos llamaron Choiols y que nosotros conocemos como Cruz del Sur.

Choiols también aparece en una pintura rupestre de Santa Cruz y es la que identifica a un grupo familiar del Cañadón Camusu Aike, de donde procede el Kai Ajnun del que he tomado este dibujo. He visto algunas variantes del mismo en su estructura y en la ubicación de los colores. En algunos dibujos aparece combinado con un grupo de cuatro estrellas pero la unión de ellas no está realizada en forma de cruz, sino uniéndolas con cuatro líneas por la parte externa en forma de rombo. (Láminas 13 y 14).

Como en otros casos, cuando el dibujo es simétrico, está dentro del cuadriculado, mientras que sobre fondo liso, tiene otra disposición.


Chelelon (Lámina 15)

Chelelon = Mariposas

Esta hermosa conjunción de colores, muestra un delicado sentido de la estética y tiene, en este caso una variante en el centro del Kai Ajnun, consistente en una combinación de cuatro alas de mariposas blancas con puntos. Este tipo de mariposas es común en Santa Cruz. Los colores de las restantes, representadas en este trabajo, también son típicas de la provincia de Santa Cruz.

El ingenio puesto en la forma de la colocación de las alas de las mariposas y la estilización simple del trazado geométrico de las mismas, demuestran un alto grado de afianzamiento en el arte del dibujo.

Orrunué (Lámina 16)

Orr = Diente. Unue = Cantidad, amplitud, Muchos.

En este caso se refiere a dientes arrancados. La asombrosa forma de observar las cosas de la naturaleza y el poder de síntesis para graficar, que tienen los tehuelches, nos brinda cosas tan simples como ésta: Mostrar dientes humanos como símbolo familiar en el Kai Ajnun.

Los dibujos pueden estar dentro o fuera del cuadriculado, en forma simétrica o asimétrica, incluso combinando las posiciones con amplia libertad.

También se puede jugar con la disposición de los colores, brindando otras formas de figuras en el conjunto general.

Guachincamp (Lámina 17)

Guachen = Perro. Camp = Rastro (Rastro de perro).

Dentro del cuadrito. hallamos este pequeño rectángulo donde están ubicados dos puntos que al parecer serían los rastros del perro. Con respecto al rectángulo obtuve esta respuesta: "Se trata de un perro con dueño".

Dentro de la cueva del Gualicho, en Lago Argentino, hay una pintura muy parecida a Guachincamp, pero con un solo punto. No sé realmente si tendrá alguna vinculación, o si es simplemente parecida.

En este caso todo el Kai Ajnun tiene sólo tres colores en el campo.

Koorto (Lámina 18)

Koorto = Círculos concéntricos.

Este es uno de los pocos dibujos de líneas curvas que se usaron en la decoración de los Kai Ajnun, pero es muy común en las pinturas rupestres y en los petroglifos, lo que da una idea de la antigüedad, superior a los nueve mil años.

De acuerdo a lo informado por algunos tehuelches, con este dibujo se grafican los manantiales con cuatro círculos el sol; con uno, dos y tres, los lagos y lagunas. Si se trata de un círculo abierto en la base, es el cielo y si contiene puntitos, es el cielo estrellado. Puede estar dentro del cuadriculado o sobre fondo ocre, jugando con la disposición de colores.

Nauke (Lámina 19)

Nau = Guanaco. Ke = Cabeza (Cabezas de guanacos).

En este dibujo, es excelente la síntesis expresiva del autor, puesto que si comparamos el perfil de la cabeza del guanaco con un rombo, encajaría perfectamente.

No sería extraño ver a Nauke en distintas posiciones o cambiando la forma del colorido para brindar distintos ángulos artísticos. Es un dibujo para fondo ocre o amarillo ya que no va dentro de la cuadrícula. También aparece en algunas guardas
combinado con otras manifestaciones representativas.

Evidentemente es de origen muy antiguo, ya que aparece en algunas pinturas milenarias, enriqueciendo el arte rupestre de Santa Cruz.

La altura del rombo ronda los siete centímetros.

Tanke (Lámina 20)

Tanke = Compuesto de cuatro partes.

Nosotros le llamamos "cruz", tal vez por ser el símbolo del cristianismo con el que nos identificamos, pero ellos mantienen la tradición del nombre milenario.

Tanke, al igual que otras figuras, puede estar encerrado dentro del cuadriculado o sobre fondo ocre formando figuras simétricas o asimétricas con la combinación de los colores.

De acuerdo a la información de los Tehuelches, este es uno de los dibujos con los que se pueden formar distintas figuras uniendo mentalmente los colores (y visualmente).

Es decir que en un Kai Ajnun, pueden haber muchos dibujos de distintos tamaños y formas, simplemente teniendo en cuenta los colores. Estas figuras formadas por agrupación de colores, se aprecian mejor desde cierta distancia.

Chiglajen (Lámina 21)

Chig = Arenas. Ajen = Pintado (Granos de arena pintados).

Este dibujo pertenece al grupo de los "esquinados", es decir, que no está paralelo a las guardas laterales y el tamaño de los rombos es más chico de lo normal. Cada uno mide en la parte mayor entre dos y tres centímetros.

Aquí el ingenio Tehuelche nos da una muestra más de su capacidad imaginativa. ¡A qué dibujante o diseñador se le puede ocurrir pintar granos de arena en colores!.

En este caso también se da la posibilidad de formar distintas figuras combinando los colores como en el caso de Tanke o de Koorto. He visto este dibujo en los petroglifos de Santa Cruz, lo que me hace suponer que se trata de una manifestación milenaria, aunque no podría decir si se trata del mismo simbolismo.

Koipu (Lámina 22)

Koi = Picana de ñandú. Pu = Partida en dos.

Esta es otra muestra del ingenio y del gran poder de síntesis del que hacen gala los Tehuelches. Se lo puede ubicar dentro del cuadriculado o pintarlo libremente sobre fondo ocre o amarillo.

La picana del ñandú o avestruz es la parte del lomo del ave más apetecible y por lo general se la prepara de esta manera: luego de adobarla, se calientan siete piedras del tamaño de un huevo de gallina y se colocan en su interior cosiendo la abertura con una pluma de avestruz. El fuego para asarla se enciende en un pozo de manera que no pierda calor y allí se coloca la picana tapándola con brasas. Antes de una hora estará lista.

Si cortamos en forma transversal la picana, veremos desde afuera hacia adentro: carne, hueso, vacío interior. Esto es real-
mente lo que está representado en Koipu.

Kaaje (Lámina 23)

Pertenece al grupo de los "esquinados"; participan los cuatro colores que conforman el juego clásico de la ubicación de los colores y se complementa con grupos de cuadritos de color amarillo o color de base.

Es notorio en este dibujo el uso de grupos de cuatro elementos presentados en todos los aspectos: cuatro colores, cuatro caras (cuadrado) agrupados de cuatro en cuatro... Este número aparece en todas las manifestaciones artísticas y esotéricas de la Comunidad Indígena.

Láminas 24 y 25

Dibujos de Kai Ajnun provenientes del centro del Chubut, gentileza del Prof. Rodolfo Casamiquela, con colores fuertes, en la Lámina 24, separados por una fina línea amarilla Nótese la combinación de estructuras en los dibujos, el rombo no coincidente en la posición de las líneas con de resto de los dibujos.

En el caso de la Lámina.25, se trata de una variante de la figura anterior, pero con los colores dispuestos en otra forma y dentro del cuadriculado; además los rombitos se alternan en el color.

Koijoiu (Lámina 26)

Kooij = Pie. Ooiu = Avestruz o ñandú.

Esta combinación en la forma de las pisadas, una hacia arriba y otra al lado hacia abajo, recuerda la manera de colocar los cueros para armar la capa.

Esta forma en su conjunto armoniza las figuras dándole continuidad dentro de los cuadritos. No he visto variantes del dibujo, salvo en el colorido.

Lámina 27

Este dibujo corresponde al Kai Ajnun que estuvo expuesto durante once años en el Museo de los Pioneros de Río Gallegos, aportado por la familia Jamieson, antiguos pobladores del agro santacruceño, quienes convivieron con los Tehuelches (o Chonkes) desde su llegada al territorio provincial en 1883.

Es el único Kai Ajnun que se conoce con los dibujos esquinados y fue realizado alrededor de 1885. La confección es de alta calidad en todos sus aspectos: cueros bien estaqueados, muy bien cosidos y la pintura hecha con minuciosidad en sus medidas y ubicación de los colores. ¡Una verdadera obra de arte!.

Un día vino a verme un muchacho de la familia Jamieson.

Traía una bolsita en la mano y me preguntó si "eso" que estaba en el interior de la bolsa podía coserse y reconstruirse.

Eran los pedazos del Kai Ajnun que yo había fotografiado años atrás.

Lámina 28

Dibujos recopilados en Chubut por el Profesor Rodolfo Casamiquela. Mantienen la posición del colorido de los dibujos, lo que es una constante en el arte Tehuelche y puede ubicarse sobre un fondo amarillo u ocre como es clásico.

Este tipo de dibujos no sólo aparecen en las pinturas rupestres de Santa Cruz y Chubut, sino que también son figuras de los tejidos.

Lámina 29

Dentro del cuadriculado ocre, tenemos estos dibujos, también provenientes del Chubut y reconocidos por los Tehuelches de Santa Cruz. Aquí también se da el caso del "cuatro" en los puntos, en los grupos de colores y en su cantidad.

También vemos que se conservan los colores nativos provenientes de las tierras típicas de estas regiones.

Guardas

Las guardas son los dibujos laterales de los Kai Ajnun que contienen al campo donde están dibujados los motivos principales representativos de cada grupo familiar.

Los dibujos de éstas suelen estar representando al grupo familiar o tribal al que pertenece la persona que lo usa. En algunos casos se adopta el dibujo de la familia del padre, de la madre o de alguno de los abuelos.

La persona que ingresa a una familia, usará en el campo del Kai Ajnun el dibujo que lo identifica y en la guarda el correspondiente a la familia a la cual ingresa.

Las guardas laterales y la de abajo son iguales, no así la superior que será distinta y podrá pertenecer a algunos de sus grupos familiares.

Insignias (Lámina 30, figuras 1 y 2)

Al parecer, las insignias podrían ser la característica de personalidades tales como caciques mayores o de grupos, puesto que no son muy comunes en los Kai Ajnun que he visto, tampoco he podido obtener mayores datos sobre el tema.

La Figura 1 pertenece al Kai Ajnun que tiene el Sr. Santiago Halliday de Estancia "Los Pozos" y que fuera hecho y pintado por doña Ana Yebes, conocida mujer Tehuelche que sabía y conocía profundamente las costumbres de su raza.

Esta forma de figura es sumamente curiosa, no la he visto en ningún otro Kai Ajnun ni se parece a ninguno de los dibujos que he conocido.

Doña Ana Yebes murió centenaria en el Cañadón Camusu Aike.

La Figura 2 pertenece al Kai Ajnun que se encontraba en el Museo de los Pioneros de Río Gallegos, inaugurado el 19 de diciembre de 1989 en homenaje a los 105 años de la fundación de la ciudad.

Las guardas laterales y la inferior, mantienen la modalidad de los cuadritos aunque con otra disposición de los colores y ocupando un ancho menor.

La Escalerita (Lámina 31, figura 1)

La denominación de "escalerita" tal vez no sea la forma más correcta, pero es la más definida con que podemos identificar este formato de representación gráfica.

Este dibujo aparece en muchos lugares en pinturas rupestres. En algunos casos recta y en otros con curvas indefinidas o siguiendo la forma de la roca sobre la que está estampada.

Recorriendo a caballo un campo en el Lago Cardiel, vi varias en una roca y le grité a un viejo paisano que me seguía: "¿Qué es esto?". "Es para medir el tiempo", me repuso.

Siempre lamentaré no haberle preguntado cómo se medía el tiempo con esa escalerita.

La escalerita aparece en las pinturas rupestres, en la alfarería y en los Kai Ajnun especialmente como guarda y casi siempre complementada con otros dibujos tales como puntos, líneas en distintas posiciones o figuras que no comprometen su estructura.

Generalmente se las dibuja en rojo o negro, aunque en las pinturas rupestres está siempre en color rojo. No las he visto en otro color.

Es de hacer notar que el ancho de las escaleritas se mantiene uniforme si comparamos las pintadas en los Kai Ajnun con las dibujadas en las rocas, solamente varía el espesor de las líneas siendo más gruesas las de las pinturas rupestres.


Aura (Lámina 31, figura 2)

Aura = Pluma.

Figura poco común por sus líneas curvas. Es el cabezal de una guarda.

Los Tehuelches, durante la danza se adornan con una vincha ataviada de dos plumas a los costados de la cabeza.

El mejor bailarín del grupo luce una pluma negra en la parte posterior de la cabeza, donde ata la vincha (Cochel).

Esta figura representa a esa vincha emplumada como corolario, al final de Terkeko dentro de la escalerita de medir el tiempo. Significativo ¿No?.

Chatnken (Lámina 31, figura 3)

Esta curiosa figura dentro de la escalerita es conocida como Chatnken, o sea "cogote de guanaco" y es representativa de un grupo familiar.

Terkeko (Lámina 32, figura 1)

Terke = Estrella. Ko = Barro (Estrellas y barro).

El Terkeko se suele ubicar dentro de las escaleritas y también en las líneas divisorias del campo. Acorde a las informaciones dadas por los Tehuelches, las líneas de puntos indican la posición y sucesión de los Aikes. En este caso, este dibujo fue tomado de una línea divisoria de campos en una capa que tenía los mismos dibujos de ambos lados de la línea.

Las líneas de puntos son comunes en las pinturas y petroglifos de Santa Cruz. En Puerto Irma (Lago Argentino) hay una cueva con once puntos y a contar de allí hasta la cordillera, es coincidente la cantidad de paraderos o Aikes, siguiendo el viejo camino de los Indios.

Cuando muere un Tehuelche, es acompañado por Uendeunk (Espíritu bueno) hasta la morada de Elal en el Cielo, para vivir allí convertido en estrella contemplando a la gente de su raza que quedó en la tierra.

El fuego tiene luz y vida. Las estrellas tienen luz y la vida de los Tehuelches que murieron. Cada Aike (Aike significa morar, vivir) es el punto de vida en la tierra al lado del agua.

Agua y tierra forman barro. Síntesis de Terkeko = estrella y barro.

Chirulajen (Lámina 32, figura 2)

Chirulajen = Rulo de agua pintado (Borde de ola pintado).

Esta guarda no es muy conocida y resulta curiosa su forma de líneas curvas, poco comunes en el arte Tehuelche. La tomé de una pintura rupestre en Orr Kamo y sin decir la procedencia ni hacer ningún comentario, se la mostré a una anciana en el Cañadón Camusu Aike, quien la reconoció de inmediato dándome el nombre y confirmando que se trataba de una guarda de Kai Ajnun. En la roca está acompañado de Shotel, ya que los portadores de las flechas suelen estar en la costa del mar.

Orrka (Lámina 33, figura 1)

Orr = Punta. Ka= afuera, externo.

Este tipo de guarda, una de las formas más comunes en el mundo, también se ha difundido en la cultura Tehuelche y la
encontramos en las pinturas rupestres, en la alfarería y en los Kai Ajnun.

También se la encuentra en los tejidos al telar, especialmente en las orillas a manera de complemento de las guardas.

En los Kai Ajnun ocupa un lugar como guarda, adicionándosele otros dibujos complementarios y por lo general los colores usados suelen ser rojo o negro al igual que la escalerita.

Orrshie (Lámina 33, figura 2)

Dentro de la escalerita, encontramos a Orrshie, traducido como "puntas de hielo". También pertenece a un grupo familiar.

Lámina 34 (Figura 1)

Guarda proveniente de Chubut. Es una de las formas más típicas en los dibujos, no sólo en los Kai Ajnun, sino en los tejidos, especialmente en las vinchas. En este caso con los colores antiguos tomados de las tobáceas de colores.

Lámina 34 (Figuras 2 y 3).

Estas guardas tienen el mismo origen que la anterior y también los colores. Las líneas negras separan la guarda de la orilla por un lado y del campo de los dibujos por el otro.

Lámina 35 (Figura 1).

Es evidente que este dibujo ha sido tomado del tejido y también me fue enviado del Chubut. Puede presentarse en distintos colores combinando las figuras. Los triángulos son conocidos con el nombre de Shotel (flecha).

Lámina 35 (Figura 2).

Guarda en las que se combinan dos elementos, uno de ellos es Karrukeuek (Figura 3 de la Lámina 9) y Shotel de esta lámina. Como en otros casos, los colores pueden variar.

Lámina 35 (Figura 3).

Esta guarda tiene características similares a la de la Figura 1 de esta lámina, aunque los dibujos dispuestos en otra posición. Con respecto a los colores, también pueden variar.


Lámina 36 (Figuras 1, 2 y 3).

Estas tres guardas muy simples están compuestas por Shotel en distintas posiciones y tamaños. Mantienen, generalmente dos colores, aunque en algunos casos esta cantidad puede elevarse a cuatro. También el dibujo ha sido tomado de las vinchas.

Lámina 37 (Figura 1).

Pertenece esta guarda a un Kai Ajnun del Cañadón Camusu Aike y ocupa la parte superior. Está tomada a tamaño natural y con los mismos colores. El rojo corresponde a la orilla.

Las líneas en zig-zag pueden verse en las pinturas rupestres, también las rectas y los puntos.

Lámina 37 (Figura 2).

Hermosa guarda correspondiente a un Kai Ajnun del mismo lugar que la anterior. Ocupa la parte superior y los colores son tomados del original lo mismo que el tamaño de los dibujos.

Las figuras centrales del dibujo, tienen similitud con los de las Figuras 2 y 3 de la Lámina 33. La línea ancha corresponde a
la orilla.

La línea verde representa a un río, y los puntos a aikes o paraderos.

Lámina 38 (Figura 1)

Tomada del lateral de un Kai Ajnun con un Terkeko en azul. Esta figura hexagonal no es muy común, aunque pudo haberse formado casualmente por las divisiones que le imponen los triángulos que forman otra figura interior llamada Chelelon (Mariposas). El tamaño y los colores son legítimos.

El centro blanco se llama Otil Nau, o sea "ojos de guanaco".

Lámina 38 (Figura 2)

Guarda de la parte superior de Kai Ajnun, acompañando a la anterior con las mismas características de dibujo enmarcado en líneas negras. El detalle del dibujo escalonado se llama Yeut (Cerro) y cada uno de los peldaños Chókeken (Meseta).

Lámina 39 (Figura 1)

Esta guarda, con los colores antiguos, está compuesta por Chelelon (Mariposas), lo que indica en el Kai Ajnun la procedencia del individuo. Puede, como en otros casos variar el colorido.

Lámina 39 (Figura 2)

Guarda compuesta de dos figuras. En amarillo Kemtr (Lagarto) y en negro Tanke (ver Lámina 20 y su explicación). Esta composición demuestra el origen de un individuo proveniente de dos familias. Como en otros casos, los colores pueden variar.

Lámina 39 (Figura 3)

Guarda simple, utilizando parte de un dibujo de cuadritos unidos por una línea negra. Colores antiguos que pueden variar. Ubicada en las laterales y base de un Kai Ajnun.

Lámina 40 (Figura 1)

La más simple de las guardas que he recopilado, aunque el significado y simbolismo sea más importante. He notado que lo que nosotros llamamos "cruz" y ellos llaman Tanke, tienen siempre las paletas del mismo tamaño. En Pico Truncado, vi una Tanke de sílex perfectamente trabajada a manera de una flecha. Nunca pude saber para qué la habían hecho.

Lámina 40 (Figura 2)

En el mismo Kai Ajnun, en la parte superior, está pintada esta guarda con dos líneas de Terkeko ocupando los espacios
entre zigzag encajonado por paralelas o como dijo un paisano "una raya que va y otra que viene". La línea de color rojo, corresponde a la orilla.

Lámina 41 (Figura 1)

Otra forma clásica de guarda con un dibujo común en los tejidos es ésta en la que vemos un Terkeko y los lados con triángulos.

También se conoce a este dibujo con el nombre de Otilnau, o sea "ojo de guanaco". La línea verde corresponde a la orilla.

Lámina 41 (Figura 2)

Nuevamente tenemos la cruz de paletas iguales, esta vez, dentro de rombos unidos por una línea. Esta guarda ocupa el principal lugar en el Kai Ajnun que es de mi propiedad y procedente del Cañadón Camusu Aike.

El azul es la orilla.

Lámina 42 (Figura 1)

La clásica línea quebrada se apoya en las paralelas de las orillas conteniendo triángulos, también apoyados en la línea negra. El verde corresponde a la orilla. Esta guarda pertenece a los laterales de un Kai Ajnun.

Lámina 42 (Figura 2)

En la parte superior de un Kai Ajnun aparece esta guarda con dibujos similares a algunos tejidos, conteniendo un Terkeko dentro de estos triángulos opuestos y al igual que el anterior. un pequeño triángulo apoyado en las líneas paralelas. El color verde corresponde a la orilla. Lo tomé de la parte superior de un Kai Ajnun.

Lámina 43 (Figura 1)

Esta guarda pertenece al Kai Ajnun que se encontraba en el Museo de "Los Pioneros" en Río Gallegos; es un lateral.

Dentro de la pequeña cuadrícula se ubican los colores formando distintas figuras, como en este caso. La línea amarilla corresponde a la separación con los dibujos del campo. El azul es la orilla.

Lámina 43 (Figura 2)

Pertenece esta guarda a un lateral de Kai Ajnun, es simple y puede contener en el interior de los cuadritos esquinados, otro dibujo. También pueden variar los colores.

Cada una de las guardas que aparecen en este trabajo, puede tener infinitas variantes en su estructura, en su contenido y en sus colores pudiendo ocupar en el Kai Ajnun, un lateral o el preferencial que es el de arriba o superior.

Hay guardas, como ya hemos visto, que pertenecen a dibujos de campo, provenientes de un grupo familiar.


Vocabulario

AIKE: Paradero. Vivir. Morar
AJNUN: Pintado, Dibujado. Con dibujos
APLE: Instrumento de percusión
ARANTEK: Rosado
ARISKÁIKEN: Época de los guanaquitos nuevos (Primavera)
ATPECH: Fiesta de la pubertad femenina
AURA: Pluma
CAMUSU AIKE: Lugar donde flamea el pasto alto
CHATNKEN: Cogote
CHELELON: Mariposa
CHÉRTEJEN: De lujo
CHETJEN: Guanaquito (chulengo)
CHIGLAJEN: Granos de arena pintados
CHIRULAJEN: Borde de la ola
CHOIOLS: Rastro de ñandú en el cielo
CHOKEKEN: Meseta
CHONKE: Verdadero nombre de la Etnia Tehuelche
COCHEL: Vincha
EEGÜE: Manta tejida al telar
ELAL: Ser mitológico
EORRENK: Blanco
EPOLENK: para pintarse la cara
GEOKETENK: Morado
GUACHINCAMP: Rastros de perro
GUATEN: Faja. Cinto
JASHTELTENK o JESTATELTENK: Verde
JOIUEN: Leyenda. Cuento
JOL: aguja
KAASH: Tendones para coser (De guanaco o ñandú)
KAI: Manta de pieles
KALTELK: Azulado
KAPENKE: Rojo
KARRUKEUEK: Formas de carancho
KAU: Casa. Toldo. Vivienda
KEMTR: Lagarto
KOIJOIU: Pata de ñandú
KOIPU: Picana partida por la mitad
KOORTO: Círculos concéntricos
KOSPI: Pétalo de flor
MAKNUE: Lápiz de grasa
MAKOTENK: Azul
NAUKE: Cabeza de guanaco
OILE: Zorrino
ORR KAMO: Punta de la barranca
ORRKA: Dientes hacia afuera
ORRUNUÉ: Dientes (Muchos)
OTILNAU: Ojo de guanaco
POL: Negro
RAMBO: instrumento musical de aire, similar a la quena
SHOTEL: Flecha
TANKE: Compuesto por cuatro partes
TEMELTENK: Gris
TERKEKO: Estrella y barro
UAITENK: Amarillo
UEKNE: Personaje mitológico, amigo leal de ELAL
UENDEUNK: Espíritu bueno
YEUT: Cerro

Textos Consultados

Argentina Indígena y Prehistoria Americana. Dick Ibarra Grasso
Vida entre los Patagones. George C. Musters
LIsos y costumbres de los Indios Patagones.Teófílo Schmid
Patagónicas. Pbro. Manuel Jesús Molina
Ediciones Culturales Argentinas.1981
Joiuen Tsoneka. Mario Echeverría Baleta
Toponimia Indígena de Santa Cruz. Mario Echeverría Baleta
El Complejo Tehuelche. Dr. Federico Escalada
Las Poblaciones Indígenas de la Argentina. Salvador Canals Frau
Primer viaje en torno al Globo. Antonio Pigafetta
Mis Exploraciones y Descubrimientos en la Patagonia. Ramón Lista
1885 Centenario de Río Gallegos 1985. Juan Bautista Baillinou
Notas en "La OpiniónAustral" de don Manuel Llarás Samitier

Mi especial agradecimiento a quienes aportaron datos y materiales para hacer posible este trabajo:

Dr. Rodolfo Casamiquela
Andrés Sainol
Femando Yatel
Dora, María y Josefa Manchado
Águeda Quintillán
Familias Manco, Pocón, Yebes, López, Parisi, Cuaterno, Macías, Huanquetripay, Carminati, Luisa Pascual y Rufino Ibáñez


Obras y publicaciones del Autor

Libros

"Toponimia indígena de Santa Cruz", 5 ediciones.
"Vida y leyendas tehuelches" - Leyendas mitológicas, 5 ediciones.
"Cuentan los Chonkes" - Leyendas tehuelches, 4 ediciones.
"Raíz folklórica de la Patagonia", 3 ediciones.
"Kai Ajnun, el milenario arte tehuelche de los quillangos pintados", 3 ediciones.
"Joiuen Tsoneka" - Leyendas tehuelches, 2 ediciones.
"Koonek" - Leyenda del calafate, 2 ediciones.
10 Cuadernillos de leyendas tehuelches, 5 ediciones.
"La momia del Cerro Gualicho, 1 edición.
"Tales the tehuelche tell" - Tehuelche legends, 3 ediciones.
"Tehuelche life & legends - Mythological legends, 3 ediciones
"Patagonia Sur, cuentos", 2 ediciones.
"Anécdotas viales", 2 ediciones.
"El Calafate, humor chacarero", 1 edición.
"Amor, doscientas veces" - Aforismos, I edición.
"Heroísmo en el Estrecho de Magallanes", 1 edición.
"La mirada perdida" - Cuento, 1 edición.

En revistas, diarios y folletos

«Raíz folklórica de Santa Cruz»
«Leyendas Patagónicas»
«Poemas, poesías, cuentos y narraciones»
«Topónimos de Santa Cruz»
«Proteger y preservar nuestro patrimonio cultural».
«Campaña de protección arqueológica»
«Leyendas tehuelches»
«Una noche en el puesto del diablo»
«Mitología tehuelche», en la revista «Impactos», Punta Arenas, Chile
«Raíces y alas»
«Poemas y cuentos premiados», Concurso nacional «Santiago Dabove» Editorial Faro.
Notas mensuales en la revista «TIEMPO PATAGÓNICO»

Participación en libros

«Folk Literature of the tehuelche indians» (En inglés) Universidad de California. Los Ángeles. EE.UU.
«Brevario Indígena»
Léxico Castellano Tehuelche, con 1400 palabras traducidas a Chonke publicado en el «Libro del Centenario» de Río Gallegos 1885 - 1985 de Juan Bautista Baillinou.
«Brevario indígena», ídem al anterior en DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO ARGENTINO, HISPANOAMERICANO Y UNIVERSAL», Editorial Atlántico Sur.
«Santa Cruz tiene folklore» En el libro del II Festival Austral Nacional de Folklore. Pico Truncado.
«Poemas» Antología de Poetas. Río Gallegos 1960.
«Espiga de Sueños» Libro de poesía publicado en Montevideo, Uruguay
«Antología de Escritores» Río Gallegos. Primer Centenario. Editado por S.A.D.E. Filial Río Gallegos.
«Patria Grande» Editorial Plus Ultra
«Toponimias ilustradas de Santa Cruz» Del dibujante neuquino Efrén Álvarez.
«Nuestras raíces» De Aníbal Mario Améstica.
«Suplemento de 4° Grado» Editorial Estrada.
«Guía de Turismo de Santa Cruz» 1981.
«Cuentos Infantiles» Universidad Federal de la Patagonia

La identidad de los pueblos, está cimentada en el conocimiento de su historia.

Esta cuarta edición con una tirada
de 1000 ejemplares se terminó de
imprimir en el mes de noviembre
de 2009 en los talleres gráficos de
Impresiones Aurelio
www.impresionesaurelio.com.ar



1 comentario:

  1. Hola Analía, no estaba en Buenos Aires, por eso la demora en responderte! Mil disculpas. Aprovecho para felicitarte por tu generoso y hermoso blog, me encantó! Cariños

    ResponderEliminar